16 de marzo de 2009

El papa declara la «guerra santa» a quienes mienten sobre visiones de la virgen María

Se formarán comisiones para eliminar la competencia desleal. | Daily Mail.

El papa ha declarado una «guerra santa» contra la gente que miente al afirmar que se les aparece la virgen María.

En un intento por extinguir la explosión de falsas apariciones celestiales, Benedicto XVI publicará nuevas reglas para ayudar a los obispos a distinguir las falsas afirmaciones de visiones de Jesús y la virgen María, mensajes, estigmas y estatuas que lloran o sangran. En algunos casos se usarán exorcistas para determinar si una aparición creíble es de origen «divino» o «demoníaco». Esta nueva guía será publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Se dice que el papa está muy preocupado por la proliferación de pseudo-místicos que, afirmando tener línea directa con Dios, se enfrentan a los obispos y atraen a los fieles católicos hacia sus sectas, alejándolos de la Iglesia. Ya hace seis años que Ratzinger, quien entonces era todavía un simple cardenal, advirtió por primera vez del riesgo que el auge de este fenómeno supone para la unidad de la Iglesia.

La Iglesia Católica ha sido tradicionalmente cauta al tratar las «revelaciones privadas», al creer que nada nuevo puede añadirse a la fe católica. Pero según Petrus, una revista en línea italiana, el papa exige ahora explícitamente el «máximo rigor» con las apariciones.

Cuando se realiza la afirmación de una aparición celestial, el obispo local tendrá que formar una comisión de psiquiatras, psicólogos, teólogos y sacerdotes que investigará el caso sistemáticamente. El primer paso será imponer el silencio a los presuntos visionarios, y si estos rehúsan obedecer se considerará una prueba de que sus afirmaciones son falsas.

A continuación los visionarios serán visitados por psiquiatras, ya sean ateos o católicos, para comprobar su salud mentar y verificar que no sufren enfermedades de carácter histérico o alucinatorio, o de delirios de grandeza. El tercer paso será investigar el nivel cultural de la persona y determinar si tienen acceso a material que pudieran usar para apoyar falsamente sus afirmaciones.

Si el visionario se considera creíble, será por último interrogado por uno o más demonólogos y exorcistas para excluir la posibilidad de que Satán se esconda tras las apariciones en un intento de engañar a los fieles.

En 2003, el anuario del Vaticano reveló que entre 1905 y 1995 hubo 295 supuestas aparaciones, si bien solo 11 fueron reconocidas como auténticas. Se dijo que en muchos casos las «señales del cielo» fueron expuestas como artimañanas humanas.

Entre quienes se considera que sufrieron revelaciones privadas auténticas están santa Faustina Kowalska, la primera santa del tercer milenio, de quien se dice que fue visitada por aparaciones de Jesús en la década de 1930. También se consideran auténticas las visiones de la virgen María por los tres niños de Fátima, entre 1915 y 1917.

2 comentarios:

Résped dijo...

¿La declara con efectos retroactivos? A ver si van a vaciar el santoral.

lafisgona dijo...

No caerá ese higo.