17 de febrero de 2009

Un cirujano reclama a su ex esposa la devolución del riñón que le donó

Aunque 1,5 millones de dólares paliarían su sufrimiento emocional. | Daily News.

Richard Batista, un cirujano de Long Island, quiere que su ex esposa le pague 1,5 millones dólares por el riñón que le donó hace ocho años en un gesto altruista que salvó su vida y su matrimonio agonizante, o bien que le devuelva el órgano en perfecto estado.

«No hay mayor dolor que ser traicionado por la persona a la que dedicaste tu vida», contó Batista a los periodistas. «Salvé su vida, pero el dolor es insoportable.»

Batista explicó que su esposa, Dawnell, recompensó su gesto acostándose con su fisioterapeuta y negándole luego el acceso a sus tres hijos en el curso de un divorcio cada vez más amargo. Batista insiste en que la decisión de donar su riñón fue en parte un esfuerzo fallido por reflotar un relación. «Mi primera prioridad era salvar su vida, y la segunda recompensa era recuperar nuestro matrimonio.»

Dawnell había enfermado años atrás del riñón, y la lucha por curarse había debilitado su matrimonio. Su marido le inyectaba tres veces por semana la medicación que necesitaba para recuperarse, pero su salud siguió deteriorándose. Tras dos transplantes fallidos, su marido se presentó voluntario para doner uno de sus riñones, decubriendo que eran compatibles, a pesar de que la probabilidad era solo de una entre 700.000.

Sin esta donación, Dawnell se hubiera enfrentado a una larga espera: hay 6.748 personas esperando una donación en el Estado de Nueva York. El transplante se realizó con éxito el 28 de junio de 2001. Batista dice que espera volver a ser feliz con su ahora curada esposa, pero no sucedió así. «Nada cambió», dice.

Dawnell Batista vio el riñón como una segunda oportunidad: volvió a estudiar para lograr un título de enfermera y aprendió karate. Tras lesionarse cuando intentaba conseguir el cinturón negro, empezó a recibir fisioterapia y terminó liándose con el terapeuta. «Me hizo una herida que aún no se ha cerrado. Hasta entonces era un hombre de honor, pero resultó humillante ser traicionado de esa forma», dijo Batista sobre la infidelidad de su esposa.

1 comentario:

Hispa dijo...

Ahora entiendo porqué dicen que divorciarse cuesta un riñón...