3 de julio de 2008

Prohíben a las estudiantes del West Kent College silbar a los albañiles

El instituto podría ser denunciado por acoso sexual. | Daily Mail.

Las estudiantes del West Kent College que habían vuelto las tornas y se dedicaban a silbar a los albañiles del campus han sido advertidas formalmente de que su comportamiento supone un «acoso».

Las estudiantes dedicaban comentarios amorosos y pícaros a los albañiles que trabajan en una amplicación del edificio del West Kent College en Tonbridge (Reino Unido), broma que se había vuelto tan persistente que las autoridades académicas las han amenazado con emprender acciones disciplinarias.

Se envió un correo electrónico a las alumnas que decía: «Se ha informado al instituto que algunas estudiantes han estado haciendo comentarios o silbando a los albañiles, tanto en el edificio como por el campus. Aunque estamos seguros de que no se pretendía ofender, esto constituye un acoso y es completamente inaceptable. Hemos pedido al representante de la constructora que informe de todos los casos de acoso al instituto y se tomarán las acciones apropiadas, que pueden incluir medidas disciplinarias.»

El correo fue enviado después de que un equipo de demoliciones empezara a trabajar en un proyecto de 94 millones de libras y tres años de duración en el campus.

Por el momento ningún albañil se ha quejado de acoso. Un portavoz de la constructora, Galliford Try, dijo: «No hemos recibido quejas al respecto. A pesar de lo cual no aprobamos el comportamiento inapropiado por parte de nadie en nuestras obras.»

El especialista en legislación laboral Peter Mooney dijo que el instituto podía ser denunciado por acoso sexual si la atención de las estudiantes persistía. «Los trabajadores tienen protección frente al acoso en el trabajo. Si se sienten intimidados hasta el extremo del acoso entonces el instituto sería responsable. Las estudiantes deberían respetar las normas del instituto o podrían ser expulsadas, de la misma forma que un trabajador pierde su empleo si acosa a alguien de esta forma.»

Las nuevas leyes han posible que los albañiles que silben y griten obscenidades a las mujeres que pasen cerca de la obra puedan ser procesados por agresión sexual. La Ley de Delitos Sexuales escocesa instaura un nuevo delito de «comunicación indecente», punible con hasta 10 años de cárcel. Esta ley se ha concebido para castigar el acoso sexual por carta, correos electrónicos o mensajes de texto, pero los legisladores también quieren incluir los comentarios sexualmente explícitos destinados a extraños. Se espera que la ley solo se aplique a los agresores reincidentes.

Bajo la nueva ley, si una mujer ha sido verbalmente acosada en más de una ocasión por un albañil a sabiendas de su desagrado, el fiscal puede acusarlo de comunicación indecente. Quienes sean condenado por este delito serán automáticamente incluidos en el registro de agresores sexuales.

Por ello, en abril la constructora George Wimpey de Bristol prohibió a sus trabajadores silbar a las mujeres, con la excusa de que la tradición estaba ahuyentando a las compradoras de vivienda «inteligentes y sofisticadas».

El West Kent College cuenta con 2300 alumnos de entre 16 y 19 años.

1 comentario:

Hispa dijo...

¿Los albañiles en Kent son maricones o qué? Porque un albañil que denuncie a unas tías que le silban tiene que ser gay por narices.

Claro que tratándose de ingleses... quién sabe. Será la humedad, que les vuelve gilipollas.