3 de julio de 2008

Condenan al hombre que metió a 13 personas en su Volvo

Al parecer tenían miedo de un perro. | Telegraph.

Se ha celebrado el juicio contra Abraham Gniwosch, de 31 años, por haber metido en su Volvo S70 a dos mujeres con bebés en sus regazos, otros siete niños y un hombre. El vehículo está homologado solo para cinco pasajeros, y ninguno de los 12 que transportaba Gniwosch llevaba cinturón de seguridad.

Roger Brazel, el agente que detuvo a Gniwosch el verano pasado, relató al tribunal cómo el coche «estaba severamente sobrecargado, con niños de pie en el maletero». Dos mujeres y seis niños iban en la parte trasera, mientras un hombre de 28 año y un niño de 11 compartían en asiento delantero.

Gniwosch negó que sus acciones fueran peligrosas diciendo que había conducido prudentemente, sin superar las 20 millas por hora. «Lo que hice fue estúpido, pero no peligroso», dijo. «Conduzco despacito.»

El incidente tuvo lugar cuando Gniwosch, residente al norte de Londres, y su familia numerosa estaban de vacaciones en Llandudno.

Gniwosch contó a los magistrados que se vio obligado a meter a los niños en el coche porque estaban asustados por un perro. «Los niños estaba gritando “entremos al coche”», dijo.

El tribunal dictó la retirada por 12 meses de su permiso de conducir, y le ordenó pagar una multa de 900 £ además de las costas.

La jueza Sandra Walker le dijo a Gniwosch: «Conducir un coche fabricado para solo cinco pasajero con doce pasajeros es claramente una situación peligrosa», añadiendo que esto debería ser «obvio para un conductor competente y prudente».

1 comentario:

Hispa dijo...

¿Si te cuento algo te lo creerás?

Yo metí a ¡11! personas en un Citröen AX. Y ninguno era un crío, que íbamos todos de copas por Sevilla.
Esto, claro, fue en la Prehistoria, cuando éramos jóvenes e insensatos, y los AX no eran de coches de coleccionista.