17 de junio de 2008

El obispo de Córdoba pide que no se defraude a Hacienda

Reclama a los fieles que marquen la casilla de la Iglesia. | 20minutos.

El obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, ha pedido en una carta pastoral que no se defraude a Hacienda, aunque no se esté de acuerdo con el destino que el Estado da al dinero recaudado, porque tal desacuerdo se puede expresar en las urnas.

En la misiva, Asenjo afirma que defraudar a Hacienda es un «comportamiento censurable», ante el que no está justificada «la inhibición, la mentira o la ocultación, como tampoco lo justifica el posible desacuerdo con el destino que las administraciones dan a parte de las cantidades que recaudan».

«Para manifestar nuestra disconformidad tenemos otros caminos, fundamentalmente el voto en las distintas elecciones.» En este sentido, Asenjo recordó que «estamos convocados a presentar la declaración de la renta. Contribuiremos así, cada cual en proporción a sus ingresos, al bien común y al funcionamiento de los servicios públicos que el Estado nos presta».

En consecuencia, «pagar los impuestos es un deber ciudadano» y para «los cristianos es un deber moral y de conciencia», pues, con una «contribución económica justa y veraz, estamos propiciando la redistribución de los bienes de la tierra y ayudamos a los más pobres, que de otra forma no podrían disfrutar de las prestaciones públicas imprescindibles».

De igual modo, el obispo de Córdoba subrayó que la liquidación anual de los impuestos «brinda la oportunidad de ayudar a la Iglesia, marcando con una crucecita la correspondiente casilla del impreso de la declaración. Con ello, expresamos nuestra voluntad de que una pequeña parte de nuestros impuestos, el 0,7% desde este año, se destine a la Iglesia Católica», aclarando Asenjo que «poner la crucecita no supone pagar más impuestos» y pidió que se haga «incluso en el caso de que la declaración resulte a devolver».

1 comentario:

Hispa dijo...

¡Cof!Gescartera¡Cof!